domingo, 21 de enero de 2018

Senderismo. Camino de Santiago.Camino Francés. Burgos-Hontanas

Senderismo: Camino de Santiago. Camino Francés. Burgos-Hontanas.
Lugar: Provincia de Burgos
Distancia: 31,1 km

Salimos desde el corazón de Burgos: la puerta de la Catedral. Avanzamos por la calle Fernán
González hasta el Arco de San Martín. Son las siete de la mañana no ha amanecido y una reguera de peregrinos caminamos por la misma senda. Callejeamos hasta ir bajando hacia el río. Cruzamos el
Arlazón, aún de noche y paralelo a la N-120. Seguimos hacia Villalbilla, pero el camino no entra en esta población. Cruzamos un puente y el gran viaducto de la autovia para ir a Tardajos.

Llevamos diez km y aquí empieza a salir el sol. Aprovechamos para desayunar a la entrada de este pueblo. Salimos por de él y por un camino y con el sol subiendo a nuestras espaldas llegamos a Rabé
de las Calzadas, 12,5 km desde el inicio. A partir de aquí hoy sólo nos encontraremos los grandes campos cerealísticos castellanos. Algunos dicen que no les gusta esta parte del Camino. Pero el Camino es un todo, aquí se encuentra silencio, vistas infinitas y maravillosos pueblos con su arte románico.

El camino es una pista que continua hasta llegar a Hornillos del Camino. Población integramente dedicada a los peregrinos. Se cruza por su larga calle principal y volvemos a una larga pista parcelaria
de cereales. Nos distraemos con los bordes de piedras amontonadas a la vera del sendero, proveniente del arado de los campos.Cinco km después nos encontramos con una cruz de Santiago. Llevamos 25,2 km.

Tras una hora más de camino se llega a Hontanas, que no se divisa hasta que no llegas a las primeras
casas. Tiene una bonita iglesia, y lugar ideal para terminar la ruta de hoy pues han sido 31,1 km.

sábado, 6 de enero de 2018

Senderismo. Paseo por los Pirineos del Sur. Tajos de Riogordo y Alfarnate

Lugar: Entre Alfarnate y Riogordo.
Distancia: 9,61 km.
Dificultad: Fácil.
Duración: 2 horas 31 minutos.


Ruta alrededor de los denominados Pirineos del Sur, los Tajos de Sabar y de Gomer entre Alfarnate y Riogordo. Para iniciar la ruta nos dirigiremos a través de la A-45 hacia Casabermeja. Nos desviamos
hasta Colmenar y luego por la A-356 hacia Riogordo. Antes de llegar a esta población y de cruzar el río de la Cueva, nos dirigimos a la izquierda a un carril que termina en el Cortijo de Auta. Si
queremos hacer una ruta más corta podemos llegar con el coche hasta este Cortijo. Pero para hacer una ruta más larga en un lado del carril aparcaremos los coches e iniciaremos la ruta.

Llegamos al Cortijo de Auta y seguimos por el carril dirección al norte, llegamos a una bifurcación y
nos dirigimos a la derecha hacia el Tajo de Sabar, y lo rodeamos hasta llegar al Arroyo de la Cueva,  y desde aqui pasamos por el Cortjo de Fariña. Aqui el sendero desaparece y trochamos por diversas
zonas, hasta que lo localizamos y seguimos. Los Tajos de Sabar ahora se quedan a nuestras espaldas. Finalmente atravesamos un puente y llegamos al Cortijo de Auta de nuevo. Y de aquí por el sendero hasta donde dejamos nuestros coches.

miércoles, 20 de diciembre de 2017

Senderismo. Atajate entre dos valles, el del río Guadiaro y el del río Genal,

Lugar: Atajate. Serrania de Ronda
Distancia: 10,02 km
Dificultad: Fácil
Duración: 3 horas 31 minutos.


Esta ruta la hemos realizado gracias a que el grupo senderista Trotones de Arcos de la Frontera nos facilitó el track. Atajate es el pueblo con menos población de la provincial unos 200 habitantes. Situado a unos 18 km de Ronda en lo alto del Valle del río Genal. Por su derecha nos dirigiríamos a Jimera de Libar y el valle del río Guadiaro.

Este fin de semana se ha celebrado la fiesta del Mosto, pues Atajate produce un vino denominado mosto y hay algunas bodegas dedicadas a esta actividad. Nosotros antes de probar el mosto, iniciamos nuestro recorrido al inicio de Atajate, justo al lado del símbolo al Mosto. Atravesamos la calle principal, pasando delante de la Iglesia y al fina encaramos el camino
hacia el puerto de Jimera de Libar. Nos encontramos viendo ya el valle del río Guadiaro. Tomamos una pista a la izquierda al lado de un pinar. Por aquí nos encontraremos las primeras viñas dedicadas a la producción del mosto.

En frente nos encontramos con una loma de castaños con sus coloridos otoñales. Este año por las
temperaturas altas aún quedan muchas hojas y el color pasa del amarillo al rojo. Por el sendero que llevamos llegaremos a los pies de ese castañar. En el horizonte divisamos todoas las moles de sierras que encajonan al río Guadiario hasta el fondo que esta la Sierra de los Pinos en Cortes de la Frontera.

Llegamos a la zona de los castañares y el sendero pasa entre ellos. Es de los pocos castañares del
Valle del Guadiario. Continuamos y a lo lejos observamos el Cortijo de Yuncár hacia donde nos dirigimos. Cruzamos un arroyo traspasamos varias cancelas y desde el Cortijo iniciamos una
empinada cuesta que nos llevará de nuevo al Camino entre Atajate y Benadalid. Superada la altura vemos a nuestra derecha Benadalid y haremos ahora un trozo de PR que va desde Benadalid a
Atajate. Vemos la Sierra de las Nieves y todo el valle del río Genal, con la gama cromática de los castaños en otoño. Entramos otra vez en Atajate y por el pueblo haremos un recorrido del sendero del Mosto de un km aproximadamente.

viernes, 17 de noviembre de 2017

Senderismo. Circular río Dúrcal.

Lugar: Dúrcal (Granada). Estribaciones de Sierra Nevada. Valle del Lecrin
Distancia: 13,66 km.
Dificultad: Moderado.
Duración: 4 horas

En nuestro interés por visitar nuevas rutas y senderos nos dirigimos a la provincia de Granada, concretamente a las estribaciones de Sierra Nevada, en el Valle del Lecrín. Se llega facilmemte pòr la A7 y después por la Autovía de Motril hacia Granada. Esta ruta de hoy la iniciamos en la Plaza de Rocio Dúrcal, delante de la Iglesia. Seguimos la Calle de Rocío Dúrcal en línea recta hacia el suroeste hasta que salimos del casco urbano. En un posterior cruce mantenemos la dirección que llevamos hasta llegar a pasar por un túnel bajo la autovía A-44, tras la cual el carril finaliza entre huertas de regadío.

 Seguimos ahora en descenso por un sendero que transita junto a una acequia muy sombreado por la copa de varios nogales, la acequia si llevaba bastante agua y por algunos puntos estaba desbordada, Nos entretenimos bastantes por este trozo de camino pues había muchas nueces  nogales.

 Luego seguimos por  un carril asfaltado que tomamos a la derecha. Este carril nos saca de la fertilidad de las vegas y nos introduce en la máxima aridez mientras desciende dando vistas al Barranco del Baño, que discurre en la profundidad bajo nuestro camino, con la
bella estampa del pueblo de Cónchar al fondo erguido sobre el Barranco del Río Dúrcal.

En esta zona nos encontramos con un lugareño que se dirigía a Cónchar. Era radiólogo y
había estado trabajando en el Hospital de Marbella, ahora trabajaba en Albacete. Nos comenta los productos típicos de Cónchar, las granadas y unos mantecados caseros. Decidimos al terminar la ruta pasar de vuelta a Málaga por Cónchar haber si encontramos granadas.

Sin abandonar la pista y en fuerte descenso mientras la anchura del camino va
disminuyendo llegamos a unas escaleras junto a unos farallones rocosos y al final de estas encontramos una fuente y a los conocidos como Baños de Urquízar o Baño Chico  que surgen a temperatura constante de 24’9º con dos pequeñas pilas para poder sumergirse en
estas aguas minero-medicinales de probadas propiedades terapéuticas sobre todo en patologías dermatológicas y renales. Estos baños tienen origen romano. Dejamos aquí a nuestro amigo radiologo y continuamos nuestra marcha. Intentamos seguir por la izquierda
al lado de la orilla del río,pero es imposible y retrocedemos, y encontramos un antiguo sendero a nuestra derecha que comienza a ascender hacia el este en fuerte pendiente con
un precioso zigzagueo entre aulagas, jaras y gayombas y excavado en la roca y que posee tramos bastante angostos y aéreos pero que con unas vistas soberbias sobre la increíble garganta que ha formado la erosión fluvial nos sube a la meseta conocida como Cerro del Moro, por cuyos tajos sobre el Río Dúrcal.


avanzamos hasta llegar al conocido como Peñón del Moro o de los Moros, el antiguo
Castillo de Dúrcal, que son las ruinas de un antiguo fortín nazarí con aljibe y torre. Seguimos bajando para pasar por debajo del Viaducto del Río Dúrcal, obra de ingeniería vial de 80 metros de altura y 304 metros de largo. Más adelante sin abandonar la pista
cruzaremos el Río Dúrcal y remontaremos su cauce quedando éste ahora a nuestra derecha siempre paralelo a nosotros avanzando entre huertas y arboleda de ribera. Unos 600 metros después de vadear el río la pista vuelve a cruzarlo por un puente siguiendo nuestro camino aguas arriba siempre con la clara referencia del cauce fluvial y a unos 700
metros más adelante y tras pasar junto a la antigua Fábrica de la Luz Doña Juana, podremos apreciar el conocido como “Puente Romano”, puente de piedra de un solo ojo que realmente parece ser que data de época musulmana y que formaba parte de la vía de comunicación con la Alpujarra. Aquí nos tomamos unas naranjas antes de continuar.


 Tenemos una intersección de varios caminos, optando nosotros por seguir el mismo rumbo
paralelos río arriba sin cruzarlo quedando éste a nuestra izquierda, sumergiéndose ahora el camino en una frondosa arboleda ribereña que supone un auténtico placer. Inmediatamente podemos admirar y pasar bajo el Puente de Lata, fantástica obra de ingeniería emblema del municipio de Dúrcal y que fue realizada por un discípulo de Eiffel, al estar construido con
perfiles de hierro laminados unidos con remaches o roblones, de ahí que ofrezca cierta similitud con la Torre Eiffel. Se utiliza, como paseo, excelente mirador y para la práctica de deportes de aventura como el "puenting". 

Seguimos avanzando aguas arriba paralelos al río abandonando la pista (esta cruza el río)
introduciéndonos en la más absoluta y exquisita frondosidad vegetal entre álamos negros y blancos, sauces, hiedras, y distintos tipos de vegetación de ribera hasta llegar a un estanque cercado donde veremos cisnes negros y al que entramos por una puerta siguiendo el sendero que llevamos. Es otoño y el paisaje cromático de la caida de las hojas es espectacular.


Estamos ahora en el Hotel El Molino del Puente, antiguo molino del siglo XVIII que ahora forma parte de la oferta hostelera del municipio. Desde luego el enclave y el edificio son de ensueño. Cruzamos el patio de este establecimiento y seguimos avanzando junto al río pasando ahora bajo los inmensos arcos de piedra del llamado Puente Nuevo que da sustento la carretera GR-9067 de acceso a Dúrcal, realizado en el siglo XIX. Todo este paraje de la Garganta del Río Dúrcal en el que se concentran tantos puentes como ancestral lugar de paso hacia la costa y la Alpujarra es conocida como la Poza del Vizco. 

Una vez pasado el Puente de Nuevo cruzamos otra vez el río y seguimos progresando por
un sendero paralelos a él y a su arboleda en el margen de algunas vegas manteniendo siempre una dirección NE con la inequívoca referencia del cauce del río, que tras llegar a unas áreas recreativas que se van a intercalar en sus orillas iremos cruzando su cauce varias veces a través de puentes de madera sin perder en ningún momento el rumbo que llevamos. El camino es en todo momento sombreado y acompañado del refrescante sonido del agua de nuestro fiel compañero de viaje. 


Tras cruzar el Barranco de los Lobos, llegaremos a un puente de madera que cruzamos, llegando a una caseta de bombeo y a la Poza de la Pileta. Aquí estamos justo en el límite del Parque Nacional de Sierra Nevada, en el que penetraríamos si siguiéramos río arriba entrando en la espectacular Cerrada del Río Dúrcal con sus impresionantes crestones y águdos puntales dolomíticos, tan afilados como dientes.

 Una vez al otro lado del río veremos la desembocadura del Barranco de la Rambla, con su cauce de arenisca muy erosionada que seguimos aguas arriba cruzando varias veces su curso hacia el este. Inmediatamente hay que estar atentos a un empinado senderete que aparece a nuestra derecha y que nos conduce en pocos metros a la Acequia de Márgena, cuyo cauce entubado seguimos por el camino que discurre paralelo a ella aguas abajo hacia el SO y que nos sorprende por las increíbles vistas de todo el Barranco que forma el Río Durcal del que no éramos conscientes cuando ascendíamos entre su vergel arbóreo y que ahora desde la altura podemos calibrar en todo su esplendor, con la sucesión de los diferentes puentes salvando este amplio cañón. Seguimos la pista hasta
llegar al Instituto de Enseñanza Secundaria “Valle de Lecrín”, desde el que siguiendo la carretera llegamos al municipio de Dúrcal tras cruzar varias huertas y pasar bajo un túnel la N-323ª. Solo queda callejear por el casco urbano hasta llegar a la Plaza de España y finalizar.