viernes, 28 de junio de 2013

San Petersburgo II. El Hermitage y la Iglesia de la Sangre Derramada.

Plaza del Palacio de Invierno
Se dice que San Petersburgo fue la cuna de la Revolución Rusa. En 1917 cuando aún se llamaba Petrogrado se produjeron muchas huelgas contra las condiciones de vida. El zar Nicolás II abdicó, y su familia fue arrestada. Se produjo el inicio de la Revolución rusa con el asalto al Palacio de Invierno, el 25 de octubre de 1917. El crucero Aurora desde el río Neva lanzó disparos hacia el Palacio de Invierno residencia de los zares y donde se encontraba el Gobierno Provisional. La Guardia Roja entrenada por León Trotski. Por cierto quién posteriormente a la muerte de Lenin fue exiliado por Stalin y asesiano en México en 1940.

Escalera Principal
Este Palacio de Invierno es un de los mejores ejemplos del barroco ruso, y aunque su exterior ha cambiado poco desde 1762m cuando los construyo Bartolomeo Rastrelli. El interior si ha cambiado bastante, y después de1918, hasta 1939 paso a engrosar el gran Museo Hermitage. Este museo uno de los más famosos del mundo ocupa varios edificios, no sólo el Palacio de Invierno. El Pequeño Ermitage, el Gran Ermitage, el Teatro Hermitage, e incluso a finales de 1990 se sumó el edificio del Estado Mayor. Es materialmente imposible conocer este Museo en una sola visita. Se necesitan como mínimo tres días para conocerlo en profundidad, pues todas las salas tienen algo de interés, añadido al impresionante conjunto arquitectónico que forma el Museo. Pero como pocos viajeros tienen tanto tiempo vamos a realizar un recorrido por las salas más importantes, y luego por las piezas artísticas más destacadas.

Suele haber grandes colas para entrar. Se accede por la Plaza del Palacio y se llega primero a la Escalera Principal, obra de Rastrelli. Escalera utilizada por la familiar imperial para la ceremonia del Bautismo en el río Neva, en Epifanía que recordaba el bautizo del Señor. Se pasa también por los Salones oficiales del Palacio de Invierno, como este de San Jorge, utilizados, para ceremonias de Estado. En la segunda planta se sale a los jardines colgantes. Singular jardín colgante decorado con fuentes y esculturas, fue utilizado durante el cerco de Leningrado por los nazis para el cultivo de hortalizas
 
Techo de los Salones oficiales del Palacio de Invierno
Jardines colgantes
Otra sala espectacular es el Salón del Pabellón terminado en 1858. Esta realizado en mármol blanco y oro. En este salón se expone el reloj del Pavo Real de 1772 del inglés James Cox. Finalmente como elemento arquitectónico destacamos Las Logias de Rafael. Catalina quedó tan impresionada con los frescos de Rafael del Vaticano, que en 1787 encargó que se hicieran copias sobre tela. Se introdujeron algunas alteraciones como la sustitución del escudo de armas del Papa por el águilar bicéfala de los Románov.

Salón del Pabellón

En relación a sus obras de artes hay que decir que hacia finales del reinado de Catalina II, la colección del Hermitage contaba con 3.000 cuadros, casi 7.000 dibujos, más de 70.000 grabados y 10.000 piedras talladas, que eran su afición especial. Pero sus colecciones no eran accesibles al público. Ahora visitan el Hermitage unas dos millones y medio personas cada año. Se dice que si una persona dedicara solo un minuto a contemplar cada pieza del museo, necesitaría cuatro años y medio, sin descanso, para verlas todas. Por eso debemos de advertir de nuevo que es necesario seleccionar antes de la visita lo que se desea ver-

Logias de Rafael


Leonardo, Madonna Litta
El Hermitage viejo fue construido en la década de 1770 para instalar la creciente colección artística de Catalina II. Ahora en este palacio se encuentran obras de los maestros de renacimiento italiano: se expone Judit, obra maestra de Giorgione, la poética Virgen de la Anunciación de Simone Martín, obras de Fra Angelico y Boticelli... Pero las perlas de la colección son dos cuadros de Leonardo da Vinci: la Madona Benois – correspondiente a su periodo creativo temprano y que representa a la Virgen como a una joven contemporánea del pintor, ataviada y peinada a la moda, que juega con su hija – ya la lacónica Madona Litta, que es por el contrario un trabajo de madurez en que la imagen de la Virgen es el ideal de la belleza física y espiritual. Entre las obras de la célebre colección de Tiziano destaca San Sebastián, pintado al final de la vida del gran maestro veneciano con trazos amplias e impetuosos, realizados no sólo con el pincel, sino a menudo con los dedos, lo que le da una expresión especial.

Bacco de Rubens
En el edificio del Hermitage nuevo encontramos una parte de la colección de los maestros italianos, que fue construido por Nicolas I y abrió las puertas al público hace 150 años. Aquí se encuentra arte italiano de los siglos XIII al XVIII La Anunciación de Martini, La visión de San Agustín, de Lippi, La virgen y el niño de Fra Angelico, El tañedor de laúd de Caravaggio. La única obra de Miguel Ángel, El niño en Cuclillas estaba destinada al panteón de los Médici. 

En las salas grandes, decoradas con vasos de malaquita y lapislázuli, se hallan la exposición de pintura italiana y la colección de pintura española, considerada como una de las mejores fuera de las fronteras de España. En ella se puede ver obras de El Greco, Velázquez, Ribera, Zurbarán, Murillo y Goya. La riquísima colección de los pintores españoles del siglo de oro perteneciente al banquero Coesvelt, reunida durante la guerra napoleónica, llegó al Hermitage en 1814. En esta época las adquisiciones se hicieron ordenadas y el museo compraba las obras que se consideraban imprescindibles para reflejar con plenitud la historia del arte. Además de las pinturas españolas, a principios del siglo XIX se adquirieron cuadros de maestros de los Países Bajos. Esta colección no es grande pero tiene obras maestras de Robert Camping, Roger van del Weyden y Hugo van del Goes. 

La danza de Henri Matisse
En todas las épocas los coleccionistas de Rusia tuvieron una afición especial por el trabajo de los pintores flamencos y holandeses del siglo XVII. Cinco salas del Hermitage Nuevo atesoran obras de Rubens, desde las más tempranas hasta las últimas, célebres retratos de Van Dyck, escenas de caza de Paul de Vos y abundantes naturalezas muertas de Frans Snyders. La colección de pintores holandeses cuenta con más de mil cuadros de todos los géneros. Los lienzos de Rembrandt ocupan una gran sala y dan una clara idea de toda so obra creativa: el retrato juvenil de su esposa Saskia, representada como la diosa Flora, el trágico Descendimiento de la cruz, el penetrante retrato del anciano en rojo… y al final la joya de la colección, el regreso del hijo pródigo, escena evangélica en que el maestro pudo expresar su fe en el bien y en el amor humano. 
Composición VI de Kandisnky
La colección del arte francés de los siglos XV al XVIII es la segunda en importancia en el mundo después de la del Louvre. Los lienzos de Poussin, Watteau y Chardin se alternan con creaciones de los mejores escultores franceses y una riquísima colección de arte aplicado. Un atractivo especial del Hermitage es su fantástica colección de pinturas del impresionismo y el post-impresionismo francés y de los maestros de principios del siglo XX. Estas obras fueron compradas, y a veces encargadas directamente a los maestros, por los coleccionistas moscovitas Serguei Schukin y Mijail e Ivan Morozov. Los paisajes de Moner y Sisley que revelan el proceso de afianzamiento del método impresionista, en encanto de las imágenes femeninas de Renoir, el halo intelectual de las obras de Cezanne, la expresividad de Van Gogh, la serenidad de los paisajes de Oceanía de Gauguin, la armonía cromática de las numerosas obras de Matisse y de las más de 30 obras de Picasso. Pero como decíamos antes se necesita mucho tiempo para ver, observar y disfrutar este glorioso Museo.

Ahora nos vamos a la zona de Gostiny Dvor, concretamente al canal Griboedova donde se encuentra la Iglesia de la Sangre Derramada. También conocida como Iglesia de la Resurección. Se levantó donde fue asesinado el Zar Alejandro II. Su sucesor Alejandro III, convocó un concurso para realizar un monumento en su honor. El proyecto ganador fue esta Iglesia inspirada en el estilo tradicional ruso. La Iglesia desborda color. El interior se puede visitar tras más de 20 años de restauración
El estilo de ese edificio contrasta con la arquitectura neoclásica y barroca que predomina en San Petersburgo. Es un estilo tradicional ruso. El interior esta profundamente decorado, y todo pintado con iconos. Una vez empapados este día no sólo de cultura y bellezas arquitectónicas sino también por agua, es hora de volver a la naturaleza a los parques y a los canales de San Petersburgo, por eso mañana será otro día en esta extraordinaria ciudad.

Si alguién esta interesado en viajar a San Petersburgo, de una manera distinta y en un viaje con encanto, en parejas, en grupos reducidos o en grupos se pueden encontrar viajes y precios muy interesantes en http://www.iberterraviajes.com/  




martes, 25 de junio de 2013

Cudillero, el pueblo más fotografiado de España

Cudillero
Dicen que Cudillero, en Asturias, es el pueblo más fotografiado de España. No sé si sera cierto, lo cierto que es uno de los más bonitos. Esta semioculto por montañas, de tal forma que cuando te diriges a él no lo ves. Por eso es
interesante dar un rodeo y quedar flechado por su magia y acceder a él desde abajo, desde el puerto. Una vez allí, se puede aparcar y dirigirse a la Plaza de la Marina, el impacto visual de sus casas colgando de la montaña, cautivan a cualquiera. Se puede observar que las casas están encaramadas en tres laderas formando un anfiteatro. Y si se llega aunque sea en verano en un típico día astur con niebla y lluvia la magia se dispara.


Los habitantes de Cudillero se les conoce como “Pixuetos“, aunque hay muchas versiones parece que tiene su origen en Pix = Pez. Y no es de extrañar que así sea ya que este ha sido desde siempre uno de los principales puertos pesqueros del Cantábrico.

Aún hoy, cuando llegan los barcos, suele haber un camión frigorífico esperando en la lonja dispuesto a llevar el mejor pescado a otros puntos de España, principalmente Madrid. 

Su laberinto de callejuelas, como en una kasba marroquí serpentea entre las casas, en muchas de las cuales quedan restos de curadillo, un pez escualo que se deja secar durante cinco meses.

Como monumentos podemos ir a la zona de El Pitu donde está el espléndido conjunto palaciego de los Selgas. En el pueblo esta la capilla del Humilladero el edificio más antiguo, y la Iglesia gótica de San Pedro del siglo XVI de una sola nave y reconstruida tras la guerra civil. Por eso tiene una forma y un aspecto de muy nueva, nueva, vamos que el restaurador no fue muy bueno que digamos.

Puerto pesquero en la niebla
Pero lo más interesante es pasear por el pueblo, por sus calles, por su puerto y ver el bravío Mar Cantábrico en plena forma. Saliendo de la Plaza de la Marina a izquierda se dirige al puerto. Donde pequeñas barcas pesqueras se alinean una junto a otra. En el puerto pesquero hay numerosas tascas. Volviendo al anfiteatro de casas; por cierto se recibe el nombre de “anfiteatro” pues las casas simulan los palcos y la plaza sería la escena. Una de las cosas que más caracteriza este lugar es el colorido que lucen las casas sobre todo en las ventanas y en los aleros. Volviendo a la Plaza de la Marina, podemos realizar ahora la Ruta de los Miradores, que esta señalizada y que sube entre casas y laderas, saliendo en cada uno de ellos hacia el mar. 

Después en algún restaurante se puede comer en la Plaza se encuentra el restaurante Isabel, que borda uno de los platos típicos el paté de cabracho. En Cudillero y en Asturias llueve de continuo, como se puede apreciar en las fotografías.



Si se duerme en Cudillero, para el día siguiente a la salida hay otra maravilla natural: el Cabo de Vidio. Un acantilado de 80 metros, con un faro y una cueva. Junto a el se encuentra una de las playas más misteriosas de Asturias, la del Silencio.


Terminal del puerto pesquero        




Finalmente os dejo una curiosa señal de tráfico que se encontraba en el puerto de Cudillero, desde luego si el conductor se encuentra con este "peligroso" animal tardará en pasar.




domingo, 23 de junio de 2013

San Petersburgo. Primeros Apuntes

Una vez terminado nuestro conjunto de artículos sobre el Alentejo portugués iniciamos otra serie de entradas dedicadas a una zona viajera concreta. Esta vez nos vamos a centrar en la dos ciudades más interesantes de Rusia, San Petersburgo y Moscú. Hasta hace poco la conexión con Rusia era difícil y cara, sin embargo, esto ha cambiado radicalmente en los dos últimos años. Ahora hay bastantes vuelos directos con Moscú y San Petersburgo, desde distintas ciudades española, entre ellas Málaga. Hoy se anunciaba incluso que los vuelos desde Málaga a Moscú, con la llegada de turístas rusos a la Costa del Sol, estarían practicamente lleno este verano. Incluso el interés de los ciudadanos rusos, por España, se nota en "La mar de huellas", pues es el tercer país de donde más visitas tiene esta página.

A los diez años de su fundación San Petersburgo se erigió en capital de Rusia, pronto se la consideró una de las ciudades más bellas de Europa. Durante el s. XX cambió tres veces de nombre, de San Petersburgo a Petrogrado, de Petrogrado con la revolución rusa a Leningrado y actualmente otra vez San Petersburgo.
Río Neva y Malecón del Palacio
La ciudad fue fundada por Pedro el Grande. En mayo de 1703 (es decir San Petersburgo sólo tiene 300 años de historia), reforzó la desembocadura del Neva y mandó construir la fortaleza de San Pedro y San Pablo. Sólo un personaje como este se le ocurrió construir una ciudad sobre una marisma fétida, y donde se producian riadas con frecuencia. Utilizó a 40.000 prisioneros de guerra y campesinos cuyos huesos están en los cimientos de la ciudad. En 1712 Pedro El Grande traslado la capital a San Petersburgo

Senderismo. Zambujeira do Mar- Praia Carvalhal-Zambujeira

Postes señalizadores de la Ruta Vicentina
Hoy hacemos una ruta senderista por uno de los paisajes costeros vírgenes que quedan en Europa. Un trozo de la llamada Ruta Vicentina, en el Alentejo portugués. Este sendero es mucho más que una ruta a través de la costa sudoeste de Portugal: integrada dentro del gran GR11, significa la conexión desde San Petersburgo hasta Sagres, lo que permite a los viajeros conectar toda Europa a través de esta vasta red de rutas de senderismo.

Inicio de ruta
En el sudoeste de Portugal, la Ruta Vicentina abarca un total de 340 kilómetros a lo largo de toda la costa Vicentina, desde la ciudad de Santiago do Cacém, en el Alentejo, y el Cabo de San Vicente, en el Algarve. La ruta está dividida en diferentes etapas, diseñadas para ser realizadas en un único día, ya que no sobrepasan los 25 kilómetros. Su extenso recorrido hace posible descubrir a pie una de las líneas costeras más especiales y mejor conservadas del sur de Europa, en la que se dan cita más de 100 kilómetros de parque natural, playas salvajes y una rica cultura y costumbres rurales.

La Ruta ofrece dos posibles itinerarios: la Ruta Histórica y la Ruta de los Pescadores.
Sendero por encima de los acantilados
La Ruta Histórica se adentra por el interior y atraviesa pueblos y ciudades con siglos de historia y gran valor histórico-cultural, haciendo posible un intenso viaje a través del tiempo y la cultura local. Compuesta básicamente por caminos rurales, se trata de un clásico gran ruta (GR), ideal para hacer a pie y también en bici de montaña, a través de escenarios naturales variados y sorprendentes, desde tramos de alcornoques a valles y cordilleras, salpicados por ríos y arroyos.

Praia Zambujeria do Mar
 Por su parte la Ruta de los Pescadores, siempre pegada a la costa, es una única pista que discurre por senderos y caminos utilizados por los lugareños para alcanzar las playas y los puertos pesqueros. Transcurre a lo largo de los acantilados característicos de este litoral, por lo que sólo se puede hacer a pie y es un poco más exigente físicamente. Todo un reto, en contacto con los vientos costeros propios de esta zona y el paisaje natural salvaje característico de la costa sudoeste portuguesa. Cubre una distancia de 115 kilómetros de costa, con paradas en el tramo algarvío tan significativas como la bucólica playa de Arrifana, escondida bajo los acantilados; o Carrapateira. La Ruta de los Pescadores incluye un total de 4 etapas y 5 recorridos complementarios.

Playa de Alteirinhos
Cascada y sendero de bajada
El tramo que hacemos va desde antes de Zambujeira do Mar hasta la Praia de Carvalhal y vuelta de nuevo al pueblo. En wikiloc el track más parecido es: ( http://es.wikiloc.com/wikiloc/view.do?id=3171738). Son 10,8 km, pero que como antes hemos descrito se pueden ampliar lo que se quiera y al gusto del senderista. Iniciamos la ruta junto a un acantilado que se encuentra a un kilómetro antes de llegar a Zambujeira do Mar. Se puede venir andando desde Ponte da Barca a 3 km del pueblo. Seguimos la linea de la costa sobre los acantilados hasta que no se puede pasar y regresamos a un sendero al lado de la carretera que nos lleva al centro del pueblo. A lado de la Parroquia giramos a la izquierda y bajamos a la Praia de Zambujeira do Mar. Se cruza y de nuevo empezamos a  subir hacia los acantilados. La ruta es casi siempre de esta forma se va por el sendero encima de los acantilados y hay que bajar entre las "falesias" (acantilado en portugués) hasta las playas encajonadas entre ellos. Caminamos unos 2 km y llegamos a la Praia de Alteirinhos. El paisaje oceánico es espectacular con el sol entre nubes filtrándose en el agua y en las paredes de los acantilados. Esta playa es nudista, y esta como todas las del Alentejo encajonada entre paredes verticales, y tiene este año de lluvias hasta una cascada que desciende hacia la arena.


Sendero de bajada

d
Caída de agua desde lo alto

Luego volvemos a subir y ahora dejamos los acantilados y la linea de la costa, la ruta se interna hacia el interior pues es imposible pasar entre la zona de acantilados. Pasamos por zonas de bosques mediterráneo, pinares, lentiscales e incluso al lado de bosques de eucaliptos.


Al salir otra vez hacia el mar, nos encontramos con la abrupta costa llena de acantilados y vemos una de las características de esta zona las cigüeñas "marineras". Es decir, cigüeñas que viven y tienen sus nidos en los acantilados marinos.

Nido de cigüeña
A los seis km de iniciar la ruta nos encontramos ya enfrente de la Praia de Carvalhal catalogada como de las más bonitas del Alentejo. No bajamos hacia ella porque se estaba haciendo ya casi de noche.



Praia de Carvalhal

Luego cae en el camino de vuelta la noche, pues son casi las diez. En total la ruta han sido sobre 12 km. con una dificultad: Baja.



miércoles, 19 de junio de 2013

Senderismo. Playa de Bolonia-Faro Caraminal-Playa el Cañuelo-Bolonia

Duna de Bolonia
En el verano sólo se pueden realizar rutas de playa, río o de alta montaña. Por eso de nuevo nos vamos a las Playas del Parque Natural del Estrecho. Vamos a recorrer la ruta Playa de Bolonia-Faro Caraminal-Playa el Cañuelo y volver a la Playa de Bolonia. La ruta en un principio era de unos 12 km, pero por los obstáculos que nos encontramos se alargó hasta casi 14 km. El track inicial es http://es.wikiloc.com/wikiloc/view.do?id=1207081. Iniciamos el camino en El Lentiscal, tenemos en frente la duna de Bolonia.    


Posteriormente bajamos la duna tras descansar durante varias minutos en la cumbre de la misma. La bajada es rodando hacia los pinares. El camino se supone que es recto entre los pinares hasta encontrar el sendero del Faro Caraminal. Pero los imprevisto de esta ruta empiezan de un momento a otro. 

Llegamos a una alambrada y a la zona militar. El paso esta prohibido y las vallas son bastante altas.

Aunque es zona militar desde luego no se ve ningún movimiento. Parece desde luego que es zona de maniobras pero que ahora mismo esta abandonada. Tomamos la decisión de seguir la linea de la valla militar hacia el norte. Andando, y caminando en vez de avanzar lo que hacemos es deshacer el camino y la valla se dirige a la derecha. De esta forma en vez de llegar al sendero de Caraminal, llegamos a una carretera que es el inicio del sendero de la silla del Papa, en la Sierra de la Plata. La carretera llega a la base misma de la Sierra.

Valla militar
Vista de la duna por detrás
Posteriormente siguiendo la carretera hacia la derecha, y después de unos kilómetros y unos metros de subida nos encontramos ya el sendero del Faro Caraminal. Des aquí hay 1,7 km de distancia. Se pasa por el rancho el Cañuelo y en frente ya va surgiendo la torre del Faro en el Cabo de Gracia
Faro
 Estamos ante la antigua Torre del Cabo de Gracia construida en el s. XVI por encargo de Felipe II. Hay un mirador y a nuestra derecha tenemos la playa de los alemanes y la Urbanización Atlaterra en Zahara de los Atunes y a nuestra izquierda la paradisiaca playa de El Cañuelo, encajada entre una mata de pinar y la punta Caraminal. En  frente el mar y la silueta del continente africano.


u
 
Luego de deleitarnos con esta vistas empezamos a bajar por un sendero a la Playa de El Cañuelo. Esta se cruza entera y ahora se empieza subir una empinada cuesta que nos lleva hacia el acantilado. Pero lo que nos encontramos es la famosa valla militar. El camino ya en esta zona no esta definido, y entramos y salimos por la zona militar. La primera entrada es en un acantilado, cuyo paso es a la izquierda de valla pisando casi el quicio del mismo. Los paisajes son extraordinarios, la bravura del mar y los colores de las rocas verdes. 


Después de varios kilómetros ya si bordeamos la costa y los acantilados, en varias zonas sin camino hay que subir y caminar entre los lentiscales. Cruzamos la Punta Caraminal y ahora ya tenemos enfrente la Playa de Bolonia. Despues de unos kilómetros llegamos definitivamente a El Lentiscal. Una ruta curiosa con dificultades, pasos de vallas (una ruta sin pasos de vallas y salto de las mismas no es ruta ni es ná). El color del mar es diverso y nos permite deleitarnos una vez terminado el esfuerzo.






 Ruta realizada con el grupo senderista Caminant.es. Más info: Caminant.es.tl




domingo, 16 de junio de 2013

El Alentejo que sabe a mar VI (Rest. "Trinca Espinhas" y Rest. "O Sacas"

Finalizamos la serie de artículos dedicados al desconocido Alentejo marítimo. Y lo hacemos con la referencia de dos restaurantes de la zona. Los restaurantes que mencionamos son muy buenos, de precio extraordinario. Es decir gran relación calidad-precio. Buscamos tanto su comida, como su entorno y por supuesto un precio asequible y normal. Dentro de estas características tenemos el Restaurante "Trinca Espinhas".

 Esta situado en la Praia de Sáo Torpes, en la ciudad de Sines. Se llega a un aparcamiento frente al mismo. No hay mirar detrás pues lo que se ve al norte es el compleo industrial de Sines. Pero enfrente tenemos la maravilla del Oceano Atlántico y la Praia. A unos doscientos metros en la costa se inicia el Parque Natural de Sudeste Alentejano  Costa Vicentina.Comemos justo encima del mar.
                                                               Restaurante con más calidad del Alentejo marítimo y como tal consta reconocido en la edición de 2013 de la Guía Michelín de España-Portugal. Luís Magalhães inauguró este proyecto hace 10 años con los socios Teresa y João Machado, después de mucho desear la antigua tasca que ahí existió y que acompañó a su crecimiento. Con mucha inspiración y ideas de viajes anteriores, el concepto desarrollado es simples pero consistente: buena comida en un local agradable tanto en los días de sol en Verano como en los más sombríos en Invierno.

El menú es extenso, donde hay que pasar por una elección difícil. Los entrantes calientes y frios merecen toda la atención, y tendrá mismo que optar por los Pimientos con Requesón, o Camembert empanado y los Huevos Revueltos con espárragos o farinheira (embutido). El pescado hace los honores de la casa, y para allá del pescado a la plancha  venido directamente de la lonja de Sines, tiene arroz y massinhas de rape (pasta con rape), pescado o marisco, y aún la famosa cataplana Trinca Espinhas o el polvo à Trinca (pulpo).
Trinca Espinhas - S.TorpesLa oferta de carne es igualmente tentadora, con destaque para el solomillo con salsas variadas y el especial Arroz de Pato en la cacerola.

 Y para los golosos postres La lista de postres abre el apetito y aquí se destaca una receta innovadora de un dulce de naranja con merengue, o la tarta de limón merengada de la foto.
Dirección: Praia de Sâo Torpes. Sines. Precio medio 15 euros (Hay que tener en cuenta que en Portugal en los sitios tradicionales y no contaminados por el turismo de masa, con un plato comen dos personas).

Ahora nos vamos Zambujeira do Mar, aldea de pescadores de la que ya hemos hablado en la primera entrada de este Blog. Justo en los alto de un acantilado a la entrada del pequeño puerto pesquero se encuentra el restaurante "O Sacas". Una antigua tasca de pescadores, que como restaurante conserva toda su autenticidad.

Manuel Maria João, también conocido por Sacas– por el viejo hábito de siempre vestir sus pantalones de arpillera para ir al mar – ha dejado la pesca hace muchos años y hoy se dedica a la gran pasión de su mujer Ana Maria: las tapas y la cocina. Cuando abrió esta tasca junto al mar, no tuvo que preocuparse con el nombre, ya que enseguida los amigos y pescadores que ahí comían diariamente la bautizaron con el apodode Sacas.Hoy, su hija e yerno se juntan al equipo, lo que vuelve este restaurante una agradable casa de familia. Ana Maria, o Ti Ana como también es conocida, garantiza que siempre adoró la alquimia de la cocina, le encanta experimentar platos nuevos, usar ingredientes diferentes y seguir la inspiración que llega mientras duerme, una vez que muchas veces sueña con recetas que no tarda en experimentar. Acá podrá experimentar una feijoada de lapas (judías con lapas), un ensopado de merluza con camarón y almejas, filetes de 
peje-araña, raya de coentrada o los famosos filetes de Peixe pompo à Ti’ Ana (palometa). El pescado viene directamente de la lonja a pocos metros del restaurante, donde es comprado en subasta decreciente conforme la tradición, garantizando así toda la frescura y máxima calidad.

Para entrantes, podrá elegir entre navajas, percebes, centolla, mejillón o morena frita entre otras raciones venidas del mar. El fricassé de congrio y la raya a la francesa, cocida en vino blanco, con legumbres y plantas aromáticas, son platos que confirman el concepto fundamental de este restaurante, donde la innovación y el deseo de sorprender son factores dominantes. La caldeirada de peixe es sublime con un sabor a mar inigualable. Podrá encontrar algunos platos de carne como el lomo à casa con setas y salsa de leche o el picadinho de porco à alentejana con migas, pero el pescado es definitivamente el rey de la casa. Para finalizar no deje de comer el dulce de Sacas o uno de los dulces conventuales disponibles.

Caldeirada de peixe
Lo bueno es el precio entre 15 y 20 Euros. Dirección: Entrada da Barca. Zamujeira do Mar. Odemira.