miércoles, 30 de octubre de 2013

Senderismo.LLanos del Ravel. Parque Natural de Grazalema.Zahara de la Sierra

Hoy realizamos el más bonito de los senderos del Parque Natural de Grazalema. Llanos del Ravel,

llamados también llanos del ravel o llanos de Rabel. En realidad es LLanos del revés. En primer lugar indicar que es una zona restringida y para hacer el sendero es necesario pedir autorización en las

oficinas del Parque Natural de Grazalema en El Bosque. Aunque la funcionaria es muy simpática y amable, el sistema para solicitar la autorización es engorroso y lento y además raro. Primero no se

admiten las solicitudes por correo o por email. Sólo por teléfono y además hay que ir a recoger la autorización a las oficinas de El Bosque. O lo pides por la página web de la Consejería de Medio ambiente, en un proceso que ni siquiera conoce la funcionaria y además con tres semanas de antelación y con firma digital. Total una vez pasado, todos estos lío ya tenemos los permisos, y podemos hacer la marcha. Por cierto el teléfono si funciona es: 956709733.

El sendero se extiende en su totalidad por el Área de Reserva del Pinsapar. Llegamos a Zahara de la Sierra y cogemos la carretera que va a Grazalema. Una carretera de montaña con unas vistas espectaculares sobre el embalse de Zahara y El Gastor. Pasamos por el puerto de las Palomas, y a unos seis km en el Puerto del Azebuche esta señalado el inicio del sendero.  A la entrada y la salida esta el guarda forestal para pedir los correspondientes permisos. El inicio ya es espectacular se discurre por un carril paralelo al Arroyo Bocaleones y enfrente La gran Garganta Verde. La vegetación es frondosa compuesta por encinas, brezos, retamas, aulagas, lentiscos, sabinas, e incluso algunos pinsapos aislados. Nos encontramos de frente con el cerro del Montón.
http://lamardehuellas.blogspot.com.es/2013/07/senderismo-ruta-acuatica-rio-bocaleones.html

A un 1,5 km nos encontramos con una calera rehabilitada. Pero antes vamos a contar porque se llaman "Llanos del Rabel". Pues bien, cuentan, que en la época en que esta tierra era un territorio

fronterizo, poblado tanto por árabes como por cristianos, habitaba en lo que ahora conocemos como llano de Revés una familia cristiana formada por los padres y una hija muy bella, del piel clara y cabellos morenos.

 Por otra parte, en lo que hoy se denomina la Viña del Moro, vivía una familia mora, es por eso que ahora se llama así. El caso es que esta familia mora tenía un hijo de la misma edad más o menos que la mocita cristiana.

El chico árabe, sabedor de la belleza de la mocita cristiana acudía a escondida a los alrededores del llano del Revés donde vivía la familia cristiana. Enamorado como estaba, decidió ponerse en contacto. Fue así que cada noche el mozo árabe acudía con un rabel, que es un instrumento de

cuerdas medieval, a la ventana de la mocita cristiana. Una vez allí, cada noche tocaba bellas melodías con su rabel, a la vez que cantaba las más bonitas canciones de amor.
Así, cada noche, tras la celosía que cubría la ventana de la chica cristiana se encendía la luz de una


vela. Noche tras noche ocurría lo mismo, luego comenzaron a hablar y se dieron cuenta del amor que había entre ellos, aunque también eran conscientes de lo difícil que sería estar juntos dado que uno era árabe y la otra cristiana.
Pero, como era de esperar, el padre de la mocita cristiana se dio cuenta de lo que allí sucedía, así que una noche de aquellas la luz no volvió a encenderse. Aún así, cada noche el mozo árabe acudía a tocar con su rabel, aunque nunca más volvió a ver la luz en aquella ventana.
Pues bien, esta historia, quizás realidad quizás leyenda, es lo que le da nombre al llano. Su nombre


original es llano o llanos del Rabel, sin embargo a causa del paso del tiempo y de nuestro habla, este nombre ha ido cambiando poco a poco y hoy en día lo conocemos popularmente como llano o llanos del "Revés".

Al fondo en  la Garganta Verde, vemos la gran colonia de buitres con sus nidificaciones en los roquedales. Un de las mayores colonias de crías de toda Europa. Seguimos bordeando el cerro del Montón, que tiene una particularidad un alcornocal colocado en calizas. Al bordear una curva se abre

ante nosotros el magnífico paisaje de los "Llanos" con la Sierra del Pinar detrás. Es una extensión verde y magnífica. Pasamos una fuente de aguas, y descansamos debajo de un gran quejigo. Al

momento se inicia, al lado derecho el Camino de los Pinsapos en la base de la Sierra del Pinar. Es un sendero habilitado que nos introduce en un bosque sombrío y mágico. Aquí hay un desnivel


acumulado de unos 300 metros, pero se hace sin dificultad. Deshacemos el camino y la silueta de la Sierra del Pinar con sus cortados nos deja detrás.

Aunque el sendero no tiene pérdida aquí va un track de wikiloc: http://es.wikiloc.com/wikiloc/view.do?id=4425571. La ruta tiene en total 11 km.




domingo, 27 de octubre de 2013

Restaurante Óleo en Málaga

Hoy hablamos de un restaurante que en poco tiempo y gracias a su labor se ha encamarado entre los mejores de Málaga. Se encuentra ubicado en el CAC de Calle Alemania. Tiene un aspecto jovial y desenfadado con doble cocina. Por una lado la mediterránea a cargo de Sergio del Río. Cocinero que antes trabajada en el Restaurante Alumbre, y de otro lado la cocina japonesa llevada por Rui Junior un brasileño que borda el sushi. A este joven cocinero se le conoce una trayectoria que va del Asako al Restaurante Tiki en Playamar. EStos dos jóvenes e innovadores cocineros iniciaron su a ventura alquilando este espacio del CAC.

Del lado mediterráneo tenemos una carta de tapas y raciones actuales y muy bien resueltas. La mini hamburguesa de buey están super logradas. Para los amantes de la humilde tapa de la ensaladilla rusa 

aquí tienen un lugar donde está muy bien lograda. El ceviche de jurel o la sardina confitada dan ese gusto por el pescado azul. Otra creación de autor es la porra de tataki de atún y ajo negro. Entre las carnes no dejen de probar la presa ibérica.

En el apartado japonés, Rui Junior es ahora mismo uno de los mejores en Málaga. Empezamos por los niguiris, siendo el de más textura el de pez mantequilla. Entre los uramakis el toro roll y los especiales que cada día inventa Rui Junior. Entre los maki el de atún tempurizado con crema de queso.

Finalmente en los postre, otra sorpresa, pues son realizados por la Pastelería Daza que se encuentra en la zona de la pirámides. La mejor pastelería de Málaga, pues su dueña Puri Morillo, discipúla de Paco Torreblanca, el mejor chocolatero de España.


Restaurante Óleo. CAC de Málaga. Calle Alemanía.
Tel: 952219062

jueves, 24 de octubre de 2013

Pasaia Donibane. (Gipuzkoa)

Ría de Pasajes
Pasaia guarda el aroma del mar. El pueblo encandila a sus visitantes por el colorido de sus casas marineras y su bahía. Pasaia son varios núcleos Pasaia Donibane y Pasaia San Pedro y Antxo y Trintkerpe. Antxo es la zona industrial, y el gran puerto comercial y pesquero de Gipuzkoa, el Puerto de Pasajes. La visita la dedicaremos a Donibane. Llegamos por la A8 a Pasaia San Pedro, enfrente tenemos a Donibane. Para cruzar enfrente, se hace de una forma fácil y segura. En una lancha motora a través de la bahía. El viaje 1 euro persona. 

Nos acercamos ya y desembarcamos de la motora a Pasaia Donibane y se respira el mar, y la época de los galeones, balleneros y las lejanas rutas

Pasaia Donabine
marítímas. En el caserío destacan hermosas casas y palacios. Vamos a Información y turismo, que es la Casa de Victor Hugo. Sí Victor Hugo, el escritor francés que se enamoró de estas casas. Llegó a la

Motora
localidad en 1843 por casualidad, y quedo atrapado. La casa donde vivió tiene una exposición permanente "Victor Hugo viaje a la memoria", que muestra elementos que pertenecieron al escritor.
Desde la motora

Para él Pasaia era un encantador pueblo pesqueros de aires románticos. Actualmente el Ayuntamiento está en Donibane, y viven entre los cuatros distritos unas quince mil personas.
Casas marineras

Estos aires se siguen respirando en la población y en sus paseos. Alrededor de Donibane se hace un paseo que va bordeando la costa y la bahía, teniendo ahora enfrente a Pasaia San Pedro y su iglesia.
Casa de Victor Hugo

templo del siglo XVIII. El color verde de las montañas se refleja en las oscuras aguas del Cantábrico. En la serenidad de la bahía una escuela de remo y traineras, práctica para el gran deporte vasco

Rincón de Donibane
marítimo, la competición de traineras. Pasaia es un lugar idóneo para degustar guisos marineros, y pescados, en alguno de sus variados restaurantes.

El Cantábrico

sábado, 19 de octubre de 2013

Camino de Santiago IX. Pamplona-Puente la Reina (Gares). Camino francés

Campos después de Cizur
Volvemos al Camino. Seguimos por tierras Navarras, hoy preciosa etapa, desde Pamplona a Puente la Reina. Este lugar es el punto de unión entre el Camino Francés y el Aragonés. Millones y millones de peregrinos desde hace cientos de años han pasado por el Puente románico de Puente la Reina. También tendremos el magnífico Alto del Perdón, una de la subidas míticas del camino. Pero no adelantemos acontecimientos.

La etapa de hoy cuenta con 23,89 km. Salimos de Pamplona a través del Campus universitario. Atravesamos el río Sadar por un puente medieval. Ya estamos viendo al fondo la sierra del Perdón. Pero para llegar a ella se necesitan por lo menos tres horas de camino. Se cruza las vías férreas y luego se pasa debajo de la autopista. Seguimos en el entramado de urbanizaciones de las afueras de Pamplona, hasta llegar a Cizur Menor, 4.69 km del día. Hemos llegado por este camino que salva la autopista rectamente a través de una acera arbolada.
Ya queda menos
Caminantes entre trigales

Ya están cerca los trigales y los campos. Salimos de Cizur por el camino paralelo a la carreterilla que lleva  Zariquiegui. Ya estamos en los campos de trigales o de girasoles, incluso pasamos por "campos de girasoles artísticos. Al fondo a la izquierda se divida la iglesia y el pueblo de Galar. Aquí nos encontramos de nuevo con peregrinos conocidos de las otras etapas. Nos encontramos a las

Galar a lo lejos
Girasoles artísticos
peregrinas "abuelas". Varias mujeres inglesas que tienen la friolera de 76 años, y se levantan bastante temprano para continuar el camino. También nos encontramos con un padre y su hija, que van de agoreros, pues insisten en que hoy llueve. El tiempo es fresquito y está como nublado. Pero eso es bastante bueno para encarar la subida del Alto del Perdón. El camino empieza a empinarse, y pasamos por un pequeño embalse a la izquierda. La gente tiene tanta prisa que ni siquiera se desvían 10 metros para verlo. Ente campos y un valle donde crecen los chopos nos encontramos antes de iniciar la última subida para llegar a Zariquiegui las ruinas de Guenduláin, donde había un palacio condal, una iglesia y un pequeño caserío adosado. Un paisano que se para nos dice que eran de un conde que en su momento fue el dueño de todas estas tierras. Hay un último repecho, dejamos a la izquierda el cementerio y llegamos a Zariquiegui.
Laguna
ruinas de Guenduláin,ruinas de Guenduláin,

Son ya 11km. Zariquiegui, presenta un iglesia con una sencilla portada romana. Nos sellan la credencial en el albergue y hacemos acopio de frutas, para encarar definitivamente el Alto del Perdón. Al salir y coger el camino nos encontramos con unos vascos simpáticos, que los hemos pasados antes y nos despiden con su habitual "hasta luego chicos". Son cinco tres hombres y dos mujeres, son iguales de estatura, todos fuertes y recios y todos con el pelo corto. Tan simpáticos dentro de su carácter norteño que nos lo cruzamos varias veces hoy y siempre con su peculiar saludo, pues andar andaban bastante y con muy buen paso.
Al fondo el Alto del Perdón

Hasta llegar al Alto del Perdón, la cima nos quedan 2,36 km. Empezamos a subir la empinada caminata, y tenemos enfrente ya el Alto del Perdón, donde hay un estropicio y es que en toda la

Zariquiegui
LLegando a la cima
crestería de la sierra hay un enorme parque eólico. Nos encontramos con otro paisano y nos hace un favor, pues nos dice que un km de la subida por el camino oficial es para "matar a la gente", que demos la vuelta a un cerro que nos será más llevadero. Efectivamente sólo con quién ha hablado este
Crestería Alto del Perdón

paisano cogemos el camino señalado por él, y la verdad es que se agradece, pues el desnivel es menor. Llegamos al Alto del Perdón, donde la "nefasta" eólica para supuestamente compensar a colocado un conjunto escultórico a la manera de una procesión ritual de romeros, guiados por la Vía

Vistas alto del Perdón
Láctea, Santiago el Camino de las estrellas. Aquí en el Alto tuvieron asiento la ermita y el hospital de Ntra Sra. del Perdón. Ya en lo alto tras la foto de rigor ante este monumento, nos deleitamos con la vista, pues enfrente se divisa todo Pamplona y los Pirineos.
Ya falta menos

Ahora toca bajada y la bajada es empinada al máximo y una de las más peligrosas de todo el camino. La bajada es una torrentera de piedras toda ella, es decir, todo el camino es un pedregal. Se tiene que

bajar con cuidado y se ven varios accidentes, caídas con rasguños y heridas. Después de la bajada se llega a Uterga, km 17 de hoy. Y ya en un continuo a Muruzábal, que tiene una iglesia y un palacio

Caracoles
barroco. Aquí en este pueblo hay un desvió de dos km para conocer y descubrir una de las iglesias más bonitas y sugerentes del Camino de Santiago, la de Nuestra Señora de Eunate (1170), sencilla, original y misteriosa.
Obanos

Se alza, solitaria, en medio de un llano y abierto paisaje que en verano toma el color de los girasoles. Su planta octogonal y el claustro que la circunda la hacen diferente a cualquier otro templo románico.


Eunate
El misterio no aclarado sobre su origen y su inquietante interior avivan el interés de este templo que fue hospital de peregrinos, dormitorio de difuntos, faro-guía para caminantes, lugar de culto cristiano
Detalle Cláustro Sta M. de Eunate

y santuario telúrico para quienes buscan fuerzas esotéricas. Hay que dejarse sorprender por su enigmática geometría y un interior que le sobrecogerá, y trate de adivinar el sentido de su nombre, "cien puertas", en euskera. Se deshacen los dos km y ponemos camino a Obanos. Subimos otra
Puente la Reina

empinada cuesta y llegamos al pueblo.  Oficialmente en la plaza del Ayuntamiento, junto a la iglesia de San Juan Bautista, ejerce de unión entre los peregrinos que vienen desde Somport por el ramal aragonés y los que seguimos la traza por el de Roncesvalles (Km 21,3). Aquí nos encontramos aun padre con sus dos hijos uno de ocho y otro de nueve que vienen desde Somport, y nos habla de la

Puente
dureza de ese camino en verano.Pasamos bajo el arco apuntado de la puerta de Obanos y bajamos hasta la carretera, que se cruza para continuar a la vega del río Robo hasta la entrada de Puente la Reina. Bajo la iglesia de Santiago terminamos las dos docenas de kilómetros que preveíamos para hoy km 24.