viernes, 29 de noviembre de 2013

Senderismo. Cerro Mures-Escarihuela. Montejaque

Es otoño, hace frío, pero este año no llueve casi nada. El campo lo nota. Sin embargo, la belleza de los paisajes persiste. Hacemos una ruta senderista por el Macizo de Líbar. En el extremo del Parque Natural de Grazalema, por tierras de Montejaque-Benaoján. Enfrente la ciudad de Ronda. Ruta de dificultad mediana 10 km. de distancia. Casi 500 metros de subida acumulada. Paisajes magníficos. Nos dirigimos a la Indiana, en la carretera de Ronda a Benaoján. Allí en un camino al lado del río Guadiaro y cerca del paso de la vía ferrea Ronda-Algeciras, dejamos los coches y se inicia el trayecto.

Dame tu voto en HispaBloggers!

Pasaremos por el boquete de Mures y conectaremos por un camino de bandoleros esta sierra con la Sierra del Algarrobo. Empezamos el camino por un trozo del GR-7 y ascendemos. Enfrente tenemos 

la Sierra de Mures y el Cerro de Mures. Al ascender al fondo ya divisamos el boquete de Mures, por donde pasaremos, para luego subir al Cerro de Mures. Torcemos a la derecha y empezamos a transitar 

la empinada cuesta. Nos acercamos al boquete de Mures, para traspasar a la otra zona para subir al Cerro. Estando ya en el boquete de Mures, se divisa una panorámica espléndida de Ronda e incluso 

del Tajo. Ahora caben dos opciones una más larga que es bordear el Cerro de Mures para acometer su subida por detrás, y otra más valiente es encarar directamente la subida por un pedregal con gran 

desnivel para llegar al punto geodésico del Cerro del Mures. El grupo se divide y tres mayores acompañados de un niño de trece y una niña de once hacen lo difícil subir por pedregal y el desnivel directo. 

La subida no es fácil no hay camino, ni senda, sólo canchos y piedra. Con alguna dificultad se sube arriba. Llegamos a un paredón sin salida y retrocedemos hasta encontrar una senda que bordeando 

nos guía a lo alto del Cerro Mures. Arriba enfrente en la otra vertiente divisamos expledindo el Cerro Tavizna. Desde lo alto divisamos también el Hacho de Montejaque. Ahora bajamos y buscamos la 

continuación de la senda entre retamas. Salimos a una gran era de piedra finalmente. Empezamos a descender entre campos dedicados al ganado bovino. Pasamos varias cercas hasta llegar a la Ermita de la Escarihuela en Montejaque.

Junto a la Ermita, donde se celebran romerías de Montejaque hay un mirador desde donde se observa el pueblo y la senda de la ruta Montejaque-Llanos de Libar. Volvemos a la senda o camino que se 

sitúa entre dos paredes karsticas. Bueno volvemos algunos, cuatro en total. Los otros 15 del grupo no sé lo que les pasa que en vez de seguir este camino, que es el abierto entre las vallas de dos fincas. Se 

meten detrás de la valla de la finca de la izquierda y pasan un puerta. Siguen paralelo a la senda. Pero claro llegan al final y no pueden salir, tienen que volver. Observamos la curiosa estampa y lo más 

curioso de todo es que un avezado caminante no quiere volver, pero para no volver se tiene que enfrentar a un montón de grandotes cerdos ibéricos de pata negra, pues para poder saltar la valla tiene que pasar por un cochinera. Curiosa, tarda más de diez minutos en engañar a tanto "cerdo" ibérico para poder pasar.

Una vez reagrupados ya estamos en el trozo de GR-7 que viene de Montejaque hacia Ronda que ahora si está señalada. ya es una bajada directa, con Ronda y el Tajo enfrente. Este camino se llama el Camino Viejo de Ronda, el utilizado por los habitantes de Beaoján o Montejaque para llegar a esta ciudad. Finalmente terminamos donde iniciamos, pasamos el Cerro de Mures y las vías del tren.

Esta ruta se ha realizado con el grupo de senderismo Caminant.es de Alhaurín de la Torre http://caminant.es.tl/ . Se me olvidaba para reponer fuerzas se puede ir al Asador el Muelle, en el muelle de la Vía de Tren de la Estación de Benaoján.

jueves, 28 de noviembre de 2013

El Valle del Loira en otoño I. Angers

Castillo
Prestamos hoy atención al otoño, y lo hacemos poniendo en valor los encantos del Valle del Loira. Para ello visitamos primero la preciosa ciudad de Angers. Antigua capital en el medievo del Condado de Anjou. Ciudad representativa del valle del Loira. Tranquila, con muchos jardines, cargada de artes, elegantes monumentos, y el espectacular Château d´Angers.

En  esta apacible ciudad se vive el Valle del Loira en otoño. Se llega atravesando el puente sobre el río Maine, que divide a la ciudad en dos partes. Y aunque las dos tienen casas antiguas se da el nombre del barrio antiguo a la margen derecha, mientras que el margen derecho le llaman La Doutré.
Foso Castillo Angers
La visita se puede iniciar en la Place Kennedy, donde se encuentra el Castillo de Angers. Considerado con uno de los castillos feudales más importantes de Francia. La verdad es que impone por sus

Puerta de Entrada

inmensas y gruesas torres, que desde lejos parecen una enorme muralla. Para hacerse una idea de la proporción de este momento  hay que pasearlo alrededor, donde se descubren los inmensos fosos,


Iglesia interior Castillo

repletos ahora de jardines. El origen del Castillo fue una decisión del rey San Luis para tener una fortaleza con la que controlar a los Duques de Bretaña. La entrada se realice sobre una pasarela en el

Viñas creciendo en la muralla

foso, en la zona más alta del mismo en la norte. Desde aquí ya se ve también la importante situación del Castillo dominando el río Maine y todos los alrededores. Al entrar lo primero que sorprender son las inmensas dimensiones del interior del Castillo. Es una extensión de jardines, y elementos arquitectónicos dentro.
Río Maine

Se encuentra las residencia reales, la capilla del XV y en definitiva los aposentos de los Duques de Anjou. Sus jardines interiores son grandes, parterres, flores, huerta e incluso lo más curioso, entre los gruesos muros de las murallas al lado del puente levadizo se encuentran hasta un viñedo. En el

interior también se conserva uno de los tesoros artísticos franceses. Nos referimos al tapiz del Apocalipsis. Es un museo de tapices distribuidos en diferentes salas donde se encuentran elementos desde la Edad Media hasta el s XVII.  En una gran sala se encuentra el tapiz del Apocalipsis, creado
Catedral de noche

en el s. XIV, narra dividido en cuadros, el texto de San Juan. Este gran tapiz estuvo a punto de desaparecer cuando en el s. XVIII, los canónigos de la catedral decidieron venderlo porque estaba pasado de moda. Como no lo compraba nadie, no se les ocurrió otra cosa que trocearlo y dividirlo. Se utilizaron los trozos como alfombras, o incluso para las cuadras de caballos. Afortunadamente otro

cura con más sentido de la historia o "menos bestia", se dio cuenta de aquel destrozo y empezó a recuperar trozos de tapices, hasta que logró reunirlas casi todas. Ahora perfectamente restaurado es expone con todo el esplendor de su colorido, eso sí se ven los casi 200 trozos que hicieron del tapiz inicial.
Fachada de la Catedral

Salimos del Castillo y nos dirigimos hacia el barrio medieval, donde se encuentra la Catedral de Saint-Maurice. La fachada tiene un único pórtico románico deel s. XIII donde se pueden ver
Interior
personajes del Antiguo testamento. Su interior enorme, destaca por sus vidrieras y un altar barroco del sXVII. -En la calle posterior a la Catedral se encuentra la casa D´Adam, en la Place de Sant Croix. Construida en el s. XVI, a base de madera y ladrillo.
  La casa D´Adam

Otros monumentos y sitios de interés es la Galerie David D´Angers, instalada en la antigua abadía de Toussaint, que quedó en ruinas durante varios siglos y estuvo a punto de desaparecer, hasta que en

la Galerie David D´Angers
1977 se recuperó y se convirtió en un museo para presentar la obra de este artísta local que tuvo los sueños y ambiciones de todos los grandes de su época, como Victor Hugo, Balzac. Junto al lado hay
Torre Saint-Aubin

un magnífico edificio de cristal, que es una inmensa Biblioteca pública. En la misma manzana se encuentra el Museo de Bellas Artes. Esta instalado en un palacete entre gótico y renacentista, que fue en su tiempo habitado por César Borgia o María de Médici. En esta zona del casco antiguo se encuentra también la Torre Saint-Aubin, ocupada por la Prefectura.



Trozo Tapiz Apocalipsis
En la orilla izquierda se encuentra el pital de SainHost Jean, o la Abadía de  Roncerary. También son interesantes los paseos cayendo loas hojas de otoño, en los distintos parques, jardines o al lado del río Maine. Desde Angers, se pueden visitar numerosos Castillos y el Loira, pero eso será otra entrada.

Sin quieren una agencia que organiza viajes con encanto por el Loira francés, para pequeños grupos, parejas etc pueden consultar en www.iberterraviajes.com. 





Dame tu voto en HispaBloggers!

viernes, 22 de noviembre de 2013

Zumaia. FLYSCH y el tramo más bello del litoral guipuzcoano. (Guipúzcoa)

FLYSCH
Zumaia está situada en uno de los tramos más bellos del litoral guipuzcoano, en una hermosa bahía donde confluyen los ríos Urola y Narrondo. Rodeada de verdes montañas que descienden hasta el mar en forma de abruptos acantilados, la villa costera cuenta con muchos atractivos: dos hermosas playas, un casco histórico de interés, el Museo Zuloaga y el más hermoso conjunto de acantilados de toda la costa de Guipuzcoa.

Si se viene de Zarautz, lo primero que nos encontramos a la derecha es el Museo Zuloaga.El museo está ubicado en un hermoso lugar, la desembocadura del río Urola. Un caserío vasco con vistas al mar. En su interior reune una muestra significativa de la obra de Ignacio 
Zumaia

Zuloaga. Además, se expone la colección privada del pintor vasco, compuesta por lienzos y esculturas de artistas como El Greco, Goya, Zurbarán y Rodin, entre otros. Esta era su Casa-Taller que antiguamente había sido una hospedería del Camino de Santiago

Río Urola
Parroquia de San Pedro
Siguiendo hacia el pueblo nos encontramos la La playa de Santiago, se encuentra en el extremo oriental de la villa, junto a las marismas que forma el río Urola en su desembocadura. Justo a 
continuación antes de llegar al Casco antiguo se encuentra una nueva marina. Se pasa por un antiguo puente para llegar al caso antiguo. Este aún conserva su trazado medieval. Se encuentra presidido por la parroquia de San Pedro, iglesia gótica del siglo XIII, la cual se eleva sobre el resto de edificaciones como una gran mole de piedra. Llama la atención por su sólida construcción, similar a la de una fortaleza, sin apenas elementos decorativos en su exterior. Compuesta por una única nave, su interior constituye uno de los espacios góticos más bellos de Euskadi, donde destaca un retablo de Juan de Antxieta, declarado monumento nacional. 
FLYSCH

Ahora nos dirigimos al monumento más encantador, salvaje y natural de, sus  Flysch. Es decir sus acantilados. Empieza a llover pero hacemos una pequeña ruta para verlos de cerca. En el pueblo hay 

FLYSCH
un Centro de Interpretación de este elemento natural, Algorri. En él facilitan información, paseos en barcos para verlos de frente, etc. Pero ¿Qués es un  FLYSCH?.  Es una sucesión de capas de roca que 
FLYSCH

se depositó en una cuenca marina profunda. En esta secuencia se intercalan capas duras (calizas, pizarras o areniscas) y blandas (margas y lutitas). El término FLYSCH lo utilizó por primera vez el 

Museo Zuloaga
geólogo Berhnard Studer en 1827. La palabra proviene del alemán, de la palabra “fliessen” y significa deslizante.
Marina Zumaia

 La belleza del sitio, los estratos en el mar y las olas envolviéndolos es un espectáculo salvaje difícil de olvidar. Esta zona junto con Deia y Mutriku forman el Geoparque de la Costa Vasca. Si quieren organizar unas vacaciones con encanto en esta zona de la costa vasca se la pueden realizar en www.iberterraviajes.com, una agencia especializada en viajes con encanto y a medida.

martes, 19 de noviembre de 2013

Senderismo. Genalguacil-Jubrique

Como es época de castañas y otoño, con caídas de las hojas hoy nos dirigimos al Valle del Genal, donde se sitúan uno de los magníficos castañales de Andalucía. Concretamente al pueblo de Genalguacil. Para llegar al mismo o bien se va por Ronda, por la carretera de Algeciras, o por la Costa. Al llegar por la Costa hay que ir hasta Estepona y desde aquí subir una empinada carretera de montaña que se dirige al Paraje Natural de los Reales y a la entrada del Valle del Genal o bien directamente a Genalguacil o pasándo por Jubrique. La carretera de la Costa ofrece al subir unas vistas impresionantes por la nitidez del Peñón de Gibraltar y de África enfrente.

De este municipio destacaremos antes de iniciar la ruta de hoy, la curiosidad de ser un municipio donde el arte se vive en la calle. No en vano se celebra en el mismo cada dos años los Encuentros del 

Arte, donde se reune un grupo de artistas nacionales e internacionales para compartir ideas y experiencias y crear obras con materiales propios de la zona que después pasan a formar parte del 

patrimonio del municipio. Por las calle se ve y observan numerosas obras de arte, por lo que se puede considerar como un verdadero pueblo-museo. Este encuentro se celebra en el mes de agosto y empezó en 1994.

El sendero que hoy hacemos es un sendero de Pequeño Recorrido señalizado PR-A.242. La longitud ida y vuelta es de aproximadamente 10 km. El tiempo que dura la ruta 3 horas. Y la dificultad. Media.Baja. Partimos en Genalguacil de la parte alta del pueblo. Cerca de la Venta las Cruces. Se 

encuentra la primera señalización de la ruta. Ascendemos por un carril terrizo. Pasamos dos cruces, con cuidado de no confundirnos y descendemos suavemente entre castañares. Ya es la primera vez que vemos en la lontananza a Jubrique nuestro destino. El descenso de hace más acusado. Se divisan todos los pueblos del Genal. 

Ahora empezamos a descender y dejamos abandonado el carril y nos metemos en una senda, húmeda y verde, pues está en la ladera norte, que era antiguamente un camino de piedra, que está casi desmantelado por el paso del tiempo. Aunque el tiempo es seco hay agua en un arroyo que nos 

encontramos antes de llegar al fondo del valle al río Monardilla. Se cruza el río por un paso de piedra o por un puente de madera nuevo que sustituyó a un antigua pasarela de madera. Junto al cauce del 

río nos encontramos unas ruinas de un antiguo molino. Este está camuflado por la vegetación. También en la senda nos encontramos las ruinas de una antigua bodega. Ahora toca la subida corta pero intensa hacia el pueblo de Jubrique. Es una vereda de piedra, a veces de forma escalonada y a 

veces en forma de rampa. Se llega a Jubrique. En este pueblo si se llega temprano por la mañana hay que desayunar churros. Tiene un puesto en la calle principal que los hace muy buenos.

Ahora toca deshacer el camino y volver hacia Genalguacil. Aquí se llega a la hora de comer. Este fin de semana esta el pueblo muy animado pues han tenido "la tostá" de Castañas. Rafa el dueño de la Venta las Cruces nos dice que han estado desbordados y que no esperaban mucha gente este domingo pero que han tenido un lleno. Bueno dice que de esa forma guardan para los días de diario, cuando no aparece nadie por su venta. La ruta se puede encontrar en: http://es.wikiloc.com/wikiloc/view.do?id=2893644