lunes, 31 de agosto de 2015

Ruta para conocer cuatro religiones en Melilla. Melilla VI

En Melilla se puede disfrutar de un magnífica ruta por cuatro templos de cuatro religiones distintas.
Son organizadas por la Oficina de Turismo y se suelen celebrar los jueves y los lunes. La
Templo cristiano
Templo cristiano
particularidad de esta ruta no está sólo en los aspectos arquitectónicos de los templos que se visitan, sino en otra cuestión más interesante. En cada uno de los templos un representante de esta creencia

Templo cristiano
Templo cristiano
religiosa es quién explica, tanto los aspectos arquitectónicos del templo como los fundamentos de su religión. Se visita una Iglesia católica, una mezquita musulmana, una sinagoga judía y un templo hindú. Es decir están representadas las cuatro religiones que cohabitan en Melilla.

La primera parada en el Melilla la Vieja dentro del primer recinto de murallas, concretamente en la Iglesia de la Purísima Concepción, la más antigua de Melilla del 1657. En su interior alberga distintos altares de estilo barroco y en su altar mayor la Virgen de la Victoria. Una sacerdote explica la historia de la Iglesia, y de los elementos de culto.

Sinagoga Or Zoruah
Terminada la visita nos dirigimos a la Sinagoga de Or Zoruah (Luz Santa). Se encuentra en plena almendra modernista de  Melilla. Fue construida por Enrique Nieto, el genial arquitecto del Modernismo melillense (Véase: Melilla y el Modernismo). Destaca su bella fachada donde mezcla elementos califales y nazaríes. Fue construida por iniciativa del comerciante judío Yamih Benarroch en el año 1924. Uno de los muros según la traducción hebrea esta dirigido hacia Jerusalén. Dentro un practicante hebreo, explica tanto el contenido arquitectónico de la Sinagoga, como el litúrgico. Explicando donde está el Armario Sagrado que guarda el texto Sagrado de la Torá.









En Melilla residen ahora unas 1000 personas que procesan la religión hebrea. En los años veinte del siglo pasado llegaron a vivir unos 8.000 judíos.  En la visita no sólo se conoce la arquitectura de los templos y la liturgia de cada religión, sino también la historia y la evolución de cada comunidad religiosa en Melilla.

En el templo donde mejor se explica la interrelación de sus practicante y desarrollo en la ciudad de Melilla residen unas 30.000 personas que practican la religión musulmana,
Centro Sufi



Melilla es en la Mezquita. Nos vamos concretamente al Centro sufí Zawiya al-Alawiya, que hace también de Mezquita. Fue construido en los años 20 del siglo pasado. Tiene una extensión de 800 metros cuadrados. Es una visita muy interesante pues el representante de la religión islámica muy acertadamente pone de manifiesto las similitudes entre la religión católica y la musulmana. Este Centro sufí se encuentra en las afueras de Melilla en el Cerro de la Palma Santa. En

Bien, ahora se vuelve al Centro de Melilla, concretamente a la calle Castelar, aquí se encuentra el
Centro hindú


Templo Hindú Mandir. Actualmente unas 100 personas practican esta religión en Melilla. Posee el templo un hermoso altar donde se veneran imágenes y fotografía de los distintos santones y gurus a los que siguen la Comunidad hindú de Melilla.

En definitiva Melilla, una ciudad donde conviven cuatro religiones sin problemas, y donde cada cual puede expresar sus creencias religiosas.




viernes, 21 de agosto de 2015

Playa de... Cala en Vidrier en Menorca


Otra cala pequeña, virgen y limpia de Menorca. Nos encontramos en una pequeña Cala en el Parque Natural de la Albufeira de Es Grau. Para llegar hay que dirigirse a Es Grau, una vez allí se aparca en este poblado junto a su playa. Hay que andar un 1,3 km para llegar a esta pequeña Cala, desde el aparcamiento. Se hace el camino por un sendero del Camí de Cavalls. Llegando a la Cala se baja unos 5o metros y estamos en ella.


Hay una pequeña casa de pescadores, y una arena dorada y agua limpia. Enfrente tenemos el Arenal de Es Grau. Es decir estamos alejados del bullicio, en una deliciosa cala.

domingo, 16 de agosto de 2015

Melilla y el Modernismo. Melilla V


Una de las sorpresas de la ciudad de Melilla

En un triángulo urbano, se levantan centenares de edificios, que han
convertido a la ciudad en el principal centro modernista de África y el segundo de España después de Barcelona. Este dato es prácticamente desconocido.

La Melilla Modernista, construida a principios del siglo XX, es el resultado de



la interrelación de estilos y personajes.  Esta esencia modernista llega a Melilla de la mano del arquitecto Enrique Nieto, un discípulo de Gaudí que a


comienzos del siglo pasado escapó de la sombra del genio catalán para dar rienda suelta a su imaginación en las calles de esta ciudad norteafricana. Lo hizo durante años al servicio del Ayuntamiento de la ciudad levantando grandes homenajes a la arquitectura urbana que han dotado a Melilla de una identidad muy personal. Al lado del Casino se encuentra un busto en homenaje a este arquitecto.

La influencia del Modernismo alcanza incluso a las distintas religiones de la

ciudad. Enrique Nieto fue el encargado de diseñar la principal sinagoga de Melilla, la Mezquita Central y varios edificios para la Iglesia Católica.

Despuntaba el siglo XX cuando Melilla comenzaba a vivir las consecuencias de los importantes cambios económicos, sociales y políticos que la estaban

transformando. La creciente industrialización, que fomentaba el nacimiento y desarrollo de las ciudades modernas, influyó notablemente en Melilla, que se vio inmersa en una vorágine urbanística. Nacía una nueva concepción de la

ciudad, una peculiar manera de entender un urbanismo poblado de racionalidad militar pero influido por las corrientes modernistas llegadas desde Cataluña.

Nacimiento del ensanche modernista

Se planificó en el 1906 un amplio espacio urbanístico en el centro de la ciudad. Era el principio del Ensanche de Reina Victoria, actualmente conocido como Triángulo de Oro. Dividido en manzanas rectangulares, el espacio

adquiría unas formas similares a las del ensanche Cerdá de Barcelona; en él se desarrollaba una estructura de fácil acceso y comprensión, basada en la regularidad del trazado y en la ordenación urbanística.

El ensanche modernista comenzaba a tomar forma. Empresarios, comerciantes y hombres de negocio apostaron por una ciudad que avanzaba firme hacia la modernidad. Melilla se convertía en núcleo urbano dando rienda suelta a la creatividad de unos autores que dibujaron las calles melillenses

con construcciones muy variadas; edificios que aglutinados bajo la denominación genérica de modernismo representaban corrientes como el art-decó, el clasicismo o el eclecticismo.


Éstas son algunas de las principales corrientes arquitectónicas que dejaron su huella en Melilla en las primeras décadas del siglo XX:

Clasicismo
El clasicismo fue el estilo que caracterizó la arquitectura que empezaba a construirse en Melilla a finales del siglo XIX y principios del XX. Diseños

sencillos, líneas puras y ornamentación simétrica son la base de una corriente que nació en la ciudad para otorgarle academicismo y geometría

Eclecticismo

Esta corriente comienza a implantarse en nuestra ciudad como revulsivo contra la rigidez impuesta por el clasicismo. Sin embargo, no consiguió

mucha difusión, ya que su nacimiento tuvo lugar poco antes de la llegada del modernismo, que centraría toda la atención de ingenieros y arquitectos de la ciudad.

Modernismo

Fue la gran corriente impulsora de la arquitectura melillense durante la primera mitad del siglo XX. Traído a Melilla por Enrique Nieto, el modernismo

se asentó fuertemente en una ciudad que cayó rendida ante sus ornamentaciones floralistas. Melilla fue desde entonces promotora de un estilo que logró asentarse y progresar, revolucionando todo lo anteriormente construido en la ciudad.
El modernismo supuso la alteración de las líneas compositivas clasicistas y la imposición de una riqueza floral y figurativa que aún pervive en las calles
melillenses. Plantas, flores, animales y rostros de mujer se adueñaron de las fachadas modernistas, en las que las gamas de colores marrones y cremas resaltaban los elementos decorativos.

 El academicismo de Emilio Alzugaray, la inmaculada geometría de Manuel Rivera o la libertad creativa de Enrique Nieto se conjugaban en un mismo espacio.

Historicismo

La arquitectura historicista en Melilla estuvo caracterizada por una vuelta a las formas del pasado, principalmente medieval. Formas neogóticas,

neorrománicas o neoárabes se desarrollaron intensamente en la arquitectura religiosa y militar de la ciudad. La Iglesia Castrense, la Casa de los Cristales, el Hospital Indígena, la Mezquita Central o la Sinagoga de Yamín Benarroch son nítidos ejemplos de las corrientes historicistas más repetidas en Melilla.

Art-Decó Zigzageante

El art-decó, en todas sus vertientes, supone un punto de inflexión en la arquitectura melillense. Cansados de la estética modernista, los impulsores
de esta corriente abandonaron las ornamentaciones florales del modernismo, sustituyéndolas por detalles decorativos de formas geométricas. Líneas rectas y superpuestas, edificios estilizados y un concepto global geométrico dan vida al llamado art-decó zigzagueante o zig-zag moderne.

Art-Decó Aerodinámico

La horizontalidad, el dinamismo y el fin de la ornamentación figurativa fueron las claves estéticas de esta corriente, que basaba su inspiración en el diseño
de las grandes máquinas industriales y de transporte. Su principal representante en Melilla fue el arquitecto Francisco Hernanz, proyectista de unos 142 edificios en Melilla. 

Arquitectura Esgrafiada

El período de desarrollo de esta corriente nos sitúa en el segundo tercio del siglo XX. Se trata de una corriente de fusión, en la que las curvas aerodinámicas o los esgrafiados del art-decó se mezclan creando superficies
de vivos colores y ricos dibujos. El máximo exponente de la arquitectura esgrafiada es el renombrado Enrique Nieto, quien nos ofrece en el número cinco de la calle Padre Lerchundi un claro ejemplo de esta vertiente, que da paso a nuevas tipologías.

En definitiva el Modernismo y sus construcciones, es uno de los puntos más importantes para plantearse una visita a Melilla y como decíamos por supuesto un gran desconocido






viernes, 14 de agosto de 2015

Playa de...Mónsul en Cabo de Gata. Almería


Mónsul es la playa más famosa del Parque Natural, con el permiso de   por haber aparecido en multitud de películas y anuncios comerciales. La más famosa detonas ellas, Indiana Jones y la Ültima Cruzada.- Esta playa debe su singularidad a las formaciones de lava erosionada que la rodean, a la belleza de su arena fina y a su agua cristalina, es aquí donde se refleja el origen volcánico de estas playas.

En esta parte del Parque Natural queda  reflejado el origen volcánico del mismo, las rocas que rodean la playa de Mónsul son enormes lenguas de lava que llegaron hasta el mar y que el agua y el
viento han ido erosionando para formar esta playa. Es una playa virgen y salvaje. Otra característica de ella es la enorme roca queda en medio de la arena. Tallada por la naturaleza y que sirve de refugio a los bañistas para protegerse del sol y busca sombra.

Para llegar a esta Playa hay que dirigirse a San José. Una vez allí el camino a la Playa Genoveses-Mónsul, es  un carril forestal de unos  4 km. Cerca hay un aparcamiento que en los meses veraniegos es de pago, unos 4 euros. Se llena muy rápidamente. Cuando esto sucede se corta el paso a los vehículos. Otro medio es transporte es el público. Pues la Junta de Andalucía tiene establecido autobuses lanzaderas en época veraniega que salen desde el aparcamiento que hay a la salida de San José.


Llegado hasta aquí si se anda unos 500 metros llegaremos a la Cala de la Media Luna. En definitiva
playas vírgenes en un entorno natural no degradado y sin urbanizar. Playas limpias de aguas transparentes.